Madera lavada blanca
  • Nutridiet Power

¿Tienes hinchazón después de comer?



Lo que comes es esencial, pero también lo es tu actitud ante la mesa. Y es que, si no masticas bien, ingieres los alimentos bajo un estado de tensión, llevas una vida muy sedentaria o respiras de forma incorrecta, tu aparato digestivo también se resentirá aunque evites las comidas copiosas o con demasiadas grasas.


1. Hablar poco... y masticar mucho

No te digo que renuncies a una buena compañía y a una mejor conversación a la hora de comer, pero recuerda que los alimentos requieren una correcta masticación. Fíjate y observa si, cuando hablas, tienes tendencia a comer más deprisa o a no masticar como debieras e intenta corregirlo.


2. No muy caliente... pero tampoco muy frío

Las temperaturas extremas irritan la mucosa digestiva. Saca las bebidas de la nevera al menos media hora antes. Deja reposar las comidas calientes, las sopas o las infusiones el tiempo suficiente para que se templen.


3. Las emociones... afectan a la digestión

El proceso de digestión jamás será el adecuado si en el ambiente en el que transcurre la comida se respira tensión. Ese tipo de situaciones pueden hacer que comas rápido, sin masticar; por no hablar de los nervios que pueden concentrarse en el estómago provocándote dolor. Procura evadirte durante el tiempo que le dedicas a la comida y no dejes que nada te afecte.


4. La respiración... también cuenta

Cuando respiras bien el estómago recibe mayor cantidad de oxígeno, con lo que realiza mejor su función. La respiración ideal es la abdominal. Para practicarla inhala el aire por la nariz, imagina que tu estómago es un globo que se hincha y luego suelta el aire. Debes notar cómo se mueve tu abdomen.


5. Camina... 10 minutos

Hacerlo tras el almuerzo, como mínimo durante 10 minutos, ayuda a tener una mejor digestión y a combatir eficazmente el estreñimiento. Y es que además de estimular el paso de las heces, estar de pie contribuye a una mejor preparación del bolo fecal por la simple fuerza de la gravedad.



Los mejores aliados para evitar molestias

Las carnes grasas, los ahumados y mariscos, los condimentos, las bebidas carbonatadas, el alcohol... contribuyen estos días a que tus digestiones sean más pesadas. Sin embargo, hay otros alimentos que pueden ayudarte a 'contrarrestar' sus efectos.


Agua, al levantarte y entre horas. Te alivia por una razón bien sencilla: si lo primero que haces es beber un par de vasos de agua templada por la mañana, favoreces el vaciado intestinal. Toma agua (mejor tibia) también durante el día para favorecer la eliminación de líquidos.

Los cereales... mejor integrales. Sustituye el pan blanco durante unos días (si es posible, también la harina blanca) por su versión integral. Comprobarás cómo mejora tu tránsito intestinal, te sentirás más ligera/ligero y, posiblemente, decidas “pasarte a él”. Y recuerda que no todo el pan integral lo es verdaderamente. Pregunta cómo y de qué está hecho.

Tomar suficiente agua, yogures y cereales integrales te ayudan a cuidar tu aparato digestivo


Lácteos fermentados. Con sus organismos vivos contribuyen a normalizar algunas funciones del aparato digestivo. Nos referimos a los yogures que contienen lactobacilos o a los prebióticos como el bífidus o el L. casei, pero también al kéfir o al requesón.

Boldo, entre horas. Las infusiones de esta planta son estupendas para el buen funcionamiento del hígado y el páncreas. Y es que el boldo estimula la producción de bilis desde la vesícula, favoreciendo así la digestión, y tiene un efecto diurético.


Alimentos que miman tu estómago

  • Alcachofa: es un gran depurativo natural, y todo gracias a sus sustancias activas que protegen y favorecen la función del hígado. Por un lado, aumenta la secreción de bilis, estimulando así la función desintoxicante de este órgano. Por eso la alcachofa, sobre todo hervida, contrarresta las digestiones pesadas producidas por comidas excesivamente grasas. También puedes beber su agua de cocción.

  • Canela: añádela a tus postres pues es la especia digestiva por excelencia. Sus aceites esenciales estimulan los jugos gástricos y la salivación, ahorrándole así trabajo al estómago. También combate las flatulencias y está demostrado que reduce el colesterol.

Si añades canela a tus postres los haces más digestivos

  • Comino e hinojo: que no falten en tus platos. Es el mejor cóctel para combatir los molestos gases y la hinchazón abdominal. Facilita la evacuación y es un auténtico tónico estomacal que combina igual de bien con guisos de legumbres que con carnes o pescados blancos.

  • Cúrcuma: inclúyela en tus salsas. Este condimento que da color y sabor al curry, es un gran aliado de tu estómago ya que combate la acidez. Además de preparar salsas para aderezar arroces, pescados o pollo, puedes usarla en polvo como sustitución de la pimienta.

Aderezar tus platos con comino, hinojo o cúrcuma ayuda a evitar gases y acidez

  • Piña y papaya: ambas contienen enzimas muy beneficiosas. La piña es rica en bromelina, que actúa como sustitutivo de los jugos gástricos, mejora las digestiones y destruye la cubierta de quitina que protege a los parásitos intestinales, que son expulsados del organismo. Por su parte, la papaya aporta papaína que deshace las proteínas y puede suplir, parcialmente, la falta de jugos digestivos. Se toma como postre pero también te ayuda a digerir una comida copiosa si la incluyes en la ensalada.

En fin Sentirse hinchado después de comer es una sensación que suceden en algún momento de nuestra vida, Sin embargo, este pequeño problema puedes evitarlo si sigues estos consejos y recomendaciones , espero os aporte y ayude chicos.


Nos vemos :)

5 vistas0 comentarios
 
  • Facebook
  • Instagram

©2020 por NUTRIDIET POWER.