Madera lavada blanca
  • Nutridiet Power

COMER POR COMER


¿Te identificas en algunos de estos momentos en los que no puedes comer sano?


Casi siempre todo este comportamiento inadecuado está relacionado con emociones o sentimientos negativos.

Cuando comemos si querer hacerlo existen determinados alimentos que sabemos que nos perjudican; aun estando prevenidos, lo hacemos como consecuencia de un estado mental que nos disgusta.

Tranquil@ podemos poner freno a los excesos gastronómicos y regularlos, pero antes hay que investigar sólos o con ayuda profesional que nos está pasando, ponerle remedio si es posible y si no lo es asumirlo y tratar de superarlo.

Para ello es importante tratar de mantener la mente ocupada. Uno de los mejores trucos para evitar el hambre emocional es distraer la mente con cualquier actividad sencilla, leer, pintar, trabajar, etcétera. En este sentido, es muy recomendable la practica del deporte.


El ejercicio físico es un hábito muy recomendable para conseguir reducir la ansiedad y vivir de una forma más optimista




¿QUE MÁS PODEMOS HACER PARA EVITAR NO CAER EN ELLO?


Bienestar de mente y cuerpo

Con la práctica del mindfulness puede mejorar la calidad de vida de las personas , haciendo que éstas logren que sus días sean más plenos y felices. De esta manera la ansiedad disminuirá y, con ella, el hambre emocional.

Respecto a los alimentos que son convenientes, la leche es un alimento que ayuda a aplacar el apetito. Beber medio vaso de leche antes de irse a la cama o entre las comidas puede ser de gran.

Por supuesto, hay que evitar el azúcar a toda costa. El hambre emocional está muy relacionada con el consumo de alimentos azucarados. Por ello, lo mejor es evitar estos ingredientes y otros igual de calóricos en casa y optar por versiones más saludables de snack.


Cuidado con los estimulantes 

Más vale no atiborrarse de cafés, tes, colas y, mucho menos tabaco, para engañar el hambre, puesto que los tres son poderosos ansiógenos que a corto plazo te harán sentir peor. Las infusiones se pueden tomar siempre y cuando sean sin cafeína ni teína, como el roibos. Además de calmar la ansiedad, son ideales para dormir el apetito.

En esta lucha, definitivamente el agua es la mejor aliada. Beber agua sola o con limón, naranja o un toque de fruta es sano, refrescante y sencillamente delicioso. Ocupan espacio en el estómago y entretienen.


Trabajo personal

Una buena costumbre para los que pican, es hacer muchas pequeñas comidas al día, para calmar el hambre y mantener el metabolismo funcionando. En este caso el truco está en las proteínas; si esas pequeñas comidas contienen un buena dosis proteica estamos ante la dieta perfecta.

Por otro lado, hacer un trabajo terapéutico para conocer mejor nuestro malestar emocional, saber su origen, aprender a controlarlo y/o tolerarlo, es probablemente el mejor método para abordar nuestro este estado nervioso que pide comida al cuerpo.




Otro post de hoy que espero os ayude en vuestro dia a dia:))

4 vistas
 
  • Facebook
  • Instagram

©2020 por NUTRIDIET POWER.